Entrenamiento invernal

Conquistando el frío con pasión y seguridad

 

Las bajas temperaturas no tienen por qué ser un obstáculo para mantener tu rutina. De hecho, entrenar en invierno puede traer consigo algunos beneficios adicionales, como aumentar la resistencia y fortalecer el sistema inmunológico.

Sin embargo, es importante tomar algunas precauciones para evitar lesiones o enfermedades. A continuación, te presentamos algunos consejos para que puedas aprovechar al máximo tus entrenamientos invernales:

Elige la ropa adecuada:

 

  • Vístete en capas: Esto te permitirá ajustar tu vestimenta según tu nivel de actividad y la temperatura ambiente. Utiliza prendas transpirables y que te protejan del viento y la humedad.
  • Evita el algodón: El algodón absorbe el sudor y se mantiene húmedo, lo que puede provocar hipotermia. Opta por tejidos sintéticos que te ayuden a mantenerte seco y cálido.
  • Cubre las extremidades: Tus manos, pies, orejas y cabeza son las zonas que más rápido pierden calor. Utiliza guantes, gorro, bufanda y calcetines térmicos para protegerlas.

 

Calentamiento y enfriamiento:

 

  • Un calentamiento más prolongado: Dedica al menos 10-15 minutos a calentar tus músculos antes de comenzar el entrenamiento. Esto te ayudará a prevenir lesiones y a preparar tu cuerpo para el esfuerzo físico.
  • Enfriamiento gradual: No te detengas de golpe al finalizar tu entrenamiento. Tómate unos minutos para disminuir la intensidad del ejercicio y enfriar tu cuerpo gradualmente.

 

Hidratación:

 

  • Bebe agua incluso si no sientes sed: El frío puede engañar a tu cuerpo y hacerte sentir menos sediento. Es importante mantenerte hidratado durante todo el entrenamiento para evitar la deshidratación.

 

Elige la actividad adecuada:

 

  • Considera actividades de bajo impacto: En climas fríos, las articulaciones se vuelven más rígidas y frágiles. Opta por actividades de bajo impacto como natación, ciclismo o yoga para evitar lesiones.
  • Ten cuidado con el suelo resbaladizo: Si entrenas al aire libre, ten cuidado con el hielo y la nieve. Elige un lugar seguro para realizar tu actividad y utiliza calzado adecuado para evitar caídas.

 

Escucha a tu cuerpo:

 

  • Presta atención a las señales de advertencia: Si sientes dolor, mareos o cualquier otra molestia, detén el entrenamiento y descansa. No te arriesgues a sufrir una lesión grave.
  • No te fuerces: Si el frío te afecta demasiado, no dudes en tomar un descanso o acortar la duración de tu entrenamiento. Lo importante es disfrutar de la actividad física de forma segura.

 

Recuerda: Entrenar con frío puede ser una experiencia desafiante pero gratificante. Siguiendo estos consejos, podrás disfrutar de los beneficios del ejercicio físico en invierno sin poner en riesgo tu salud. ¡Atrévete a desafiar el frío y conquista tus metas fitness!

CONSULTA POR PLANES

Directamente en www.sportlifezonasur.cl, (compra online) o directamente en tu sucursal favorita.

¡Tú eliges la fecha de inicio de plan al momento de seleccionar el plan!

 

Más que un gimnasio, un estilo de vida.